Blogia
noticias

La familia de Pirotecnia Sánchez Guirado no recibe indemnización

La familia de Pirotecnia Sánchez Guirado no recibe indemnización

Noticia extraída de Diario Jaén el 13/11/05
 
Han pasado cuatro meses del desgraciado accidente que sesgó la vida de Manuel Sánchez Guirado, uno de los gestores de la pirotecnia familiar de Porcuna.  
      
  Juan A. Siles Barranco / Jaén
En ese tiempo, sus hermanos han cumplido con los compromisos que tenían, pero su viuda no ha recibido indemnización del seguro. Uno de sus hermanos, Carlos Sánchez Guirado, asegura que “habrá juicio”, porque los seguros “no se hacen responsables” al tratarse de un trabajador y, a la vez, empresario. “La pirotecnia sí paga muy buenos dineros por los seguros, pero luego ellos no se responsabilizan en caso de accidente, porque somos empleados y empresarios. Si hubiera sido un trabajador, el seguro sí hubiera cubierto su fallecimiento”, explica.
Con todo, Carlos Sánchez insiste en que el negocio familiar, que funciona desde hace más de cuarenta años, tiene que seguir abierto. “Estamos muy mal, porque nos acordamos mucho de mi hermano, pero debemos seguir trabajando. Hemos disparado en julio, agosto y septiembre, porque teníamos almacenado mucho género. Ahora hay un poco de parón porque es temporada baja”, especifica Carlos, a quien la explosión le cogió en la oficina.
De ese día recuerda: “Es difícil de explicar lo que sucedió. Estaba dentro y, de repente, escuché una explosión. A mi otro hermano, Daniel, le cayeron cascotes en la cabeza y en el pie. Poco a poco lo superamos, pero es algo que no se nos va de la cabeza”.
respeto. La pirotecnia sigue abierta y el negocio de los fuegos artificiales continúa cuatro meses después del accidente mortal. “Somos conscientes del peligro que conlleva este trabajo, pero no podemos dejarlo. De hecho, al poco tiempo sucedió algo parecido en Galicia. Pero es nuestra vida, desde hace más de cuarenta años que comenzó mi padre”.
Todavía no han levantado la caseta en la que Manuel Sánchez Guirado perdió la vida, aunque tendrán que hacerlo. Tampoco la investigación ha aclarado las causas de la deflagración. Sólo saben que la explosión se derivó de la manipulación que hacía en el momento del siniestro. La familia está “muy mal”, pero la vida continúa y ellos tienen que hacer frente al futuro de la pirotecnia, al negocio familiar montado en Porcuna y que, con mucho peligro para sus responsables, hace las delicias, en fiestas y romerías, a los jiennenses. “Es un trabajo y tenemos que seguir, aunque hay respeto y miedo”, concluye Carlos Sánchez Guirado.

Un municipio entero, triste y conmocionado
Los porcunenses se despertaron el pasado 22 de junio conmocionados por una explosión, ocurrida en la pirotecnia, a un kilómetro del municipio. Manuel Sánchez Guirado fallecía en el acto como consecuencia de la deflagración, ocurrida a las ocho y media de la mañana. Acababa de perder la vida un vecino “muy querido”. Uno de sus amigos, Francisco Casado, lo recordaba así: “Nos juntábamos muchas noches en el Casino para jugar a las cartas y hablar. Nos llevábamos muy bien, porque era una persona afable, el mayor de seis hermanos de una familia dedicada, desde siempre, a la pirotecnia”. Dos obreros que, junto a otro hermano que se encontraba con Manuel Sánchez en el momento de la explosión, trabajaban en la empresa confirmaron: “No pudimos ver nada, pero oímos la deflagración. No nos explicamos qué sucedió, porque tenía todas las medidas de seguridad”. El pueblo le rindió un cálido homenaje con un día de luto.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres